es

A Breakfast with Marina Cantos

    

       

Marina Cantos. Actriz. También baila. Pelirroja (de las de verdad). 

 
Una mañana en Madrid, Marina me llevó al café Pavón, un bar que asegura haber sido su segunda casa durante mucho tiempo. Desayunamos con unas tazas de té gigantes y pensé; si es que cuando se está con gente de calidad que bien se está!
 
 
Qué nos contarías de ti en una frase.
 
“Yo nací con siete meses y he vivido siempre con prisa, con la vehemencia de sacar una libretilla allá donde estuviera y apuntar una idea pronto”.
 
¿Qué desayunas?
 
Café con leche, zumo de naranja exprimido y unas tostadas con tomate y aceite. El tomate cortado por la mitad y untado directamente en el pan, nada de tonterías! 

¿Qué te hace levantar de la cama cada mañana? 
 
Si tengo que trabajar, el despertador como buena dormilona que soy. Aún así, me gusta despertarme y dar vueltas en la cama un rato. Luego ya veremos, pero poquito a poco!

 
      
    
      
 
Cómo dicen en la cultura japonesa, cual es tu “Ikigai”, eso que te mantiene vivo por dentro.

El arte en todas sus vertientes. Me encanta y me apasiona descubrir y aprender. Amo la pintura, la danza, el teatro… y desde hace un año he descubierto la música mediante el saxofón, despertando algo que simplemente estaba dormido. Creo que es muy difícil llegar a conocerse a uno mismo en profundidad y en todos nuestros rincones. El arte nos ayuda al autoconocimiento, a la exploración de todo eso que a veces tenemos en el letargo y solo necesita un poco de estimulación para salir a la luz. 
 
¿Quién o qué te ha inspirado últimamente?

Los niños! Fuente inagotable de amor e imaginación. No conocen los sucedáneos, no hay medias tintas. Juegan todo al rojo. Me encanta ese ¨hago lo que quiero, y si no lo sé, me lo invento”. Aman con piel y corazón y te odian con los dientes. No se me ocurre nada más puro y cristalino que ellos. 
 
¿En qué sueñas?

En que cada vez que escuche el “My way” de Frank Sinatra, se me dibuje una sonrisa. Y me gusta. ¡cuando sueño que se me cae un diente lo paso fatal!
 
¿Como es un día siendo Marina?

Bonito! Tengo suerte de tener personas maravillosas a mi alrededor. Si hay algo mejor que ser feliz, es poder compartirlo, y tengo un entorno idóneo para ello. Mi vida es una montaña rusa de situaciones, kilómetros y emociones a contrarreloj. Sobretodo de kilómetros. Tener a quién contárselo para reírte, para emocionarte o para gritar juntos es un regalo. Y yo tengo la suerte, que comparto worldwide, como las joyas de Naida, jajaja!
 
¿Qué significa para ti una joya?

Un vector, vehículo que transporta de un lugar a otro aquello que con las palabras no basta. De un corazón a una sonrisa. De una puesta de sol a una lágrima. Una joya une sin necesidad de acortar distancias, de forma atemporal. Todas mis joyas me transportan a personas importantes en mi vida, a situaciones y momentos. 
 
¿Nos recomiendas algo que no podamos perdernos?
 
A vosotros mismos!